Ciudad de México
7222 472486
info@alvisogaby.com

Nuestra vestimenta habla por nosotros.

Asesora de imagen personal

Nuestra vestimenta habla por nosotros.

Nuestro ropaje tiene una semiótica y un mensaje, ya que cada prenda tiene un uso, una intensión y cumple con cierto objetivo: Nuestra vestimenta habla de quienes somos, que hacemos y qué queremos lograr…

 

Nuestras palabras pueden confundir a los demás, pero nuestra ropa puede delatarnos!

 

Todo el tiempo estamos comunicando: mandamos mensajes a  nuestros receptores por medio de nuestros gestos, ademanes, accesorios, colores que utilizamos y las prendas que portamos…

La semiótica del vestuario es otra forma de comunicación, transmitimos pequeñas oraciones que dejan ver nuestra personalidad, ambiciones, gustos e intereses, nuestra vestimenta es el conjunto de prendas que elegimos portar para adornarnos, para cubrirnos del clima, para formar parte de un grupo: empresa, familia u organización y también de un colectivo, nuestra ropa refleja cómo queremos relacionarnos con los demás.

Muchas personas podemos llegar a mentir con nuestras palabras pero las prendas que portemos nos pueden evidenciar o bien, reafirmar la mentira….

Casi siempre, la ropa tiene un peso simbólico, social y psicológico, puesto que mandamos mensajes en forma de “telegramas” y estos, forman un criterio acerca de nosotros, cada prenda cuenta parte de nuestra historia, un aspecto importante es que la ropa también refleja nuestro status: clase social, actividad profesional o rol dentro de una familia, grupo o empresa, como mencione anteriormente: también podemos “engañar”, nuestra manera de elegir las prendas puede revelar de una forma muy clara y notoria de saber a qué grupo pertenecemos o a cual queremos entrar, todos buscamos ese sentido de pertenencia que nos los da “el formar parte de”, cierto colectivo, grupo o comunidad.

Alguna vez, leí una frase de un diseñador de moda, que dijo que la ropa puede seducir más, que un cuerpo desnudo, ya que la ropa hacia volar a la imaginación y daba pie a incitar más al deseo, en resumen: la ropa hace que un cuerpo sea “más deseado y valorado” …, por ello muchas veces, si una persona deja al descubierto gran parte de su piel o de su cuerpo, se le recordará más por ello, que por su personalidad, trabajo o habilidades… Por eso la vestimenta juega un papel tan clave en nuestra sociedad como un papel de seducción y también de atracción.

Otro aspecto importante es que deja claramente ver las diferencias entre las clases sociales, hablo del grueso de la población, ya que la forma en que vestimos abre muchas veces una clara diferencia entre el aspecto social, cultural y económico. No es igual vestir con marcas que vestir ropa sin marcas y ojo: todos conocemos personas que visten caro y lucen mal, desaliñadas y al revés: gente que viste barato y luce acorde a la situación, mostrar demasiados logos, ornamentaciones y grandes decoraciones en la ropa puede resultar grotesco para la vista, lo elegante siempre será discreto, de ahí viene la frase minimalista que no falla: menos es más y esto se refiere a que una persona será mejor percibida con menos joyas, ornamentaciones o adornos, la sencillez al vestir es la herramienta que mejor deja ver la personalidad de la gente, la elegancia va de la mano con la sencillez y ser elegante se demuestra no solo en la ropa sino en cómo vive su vida quien porta determinada ropa. Nuestra vestimenta es también un reflejo de nuestra sociedad, nuestras prendas reflejan gran parte de nuestros valores como el pudor, la moral, lo religioso, lo económico, etc

Recuerda que tu imagen personal se basa en 3 aspectos fundamentales:

  • Apariencia (representada por la vestimenta y accesorios)
  • Comportamiento (representado por tu actitud y lenguaje corporal)
  • Comunicación (representado por tus palabras, lo que escribes y compartes en redes sociales)

Nuestra vestimenta habla por nosotros.

Tu eres una sola persona, pero puedes tener diferentes facetas no puedes vestirte igual para ir a todos lados, ya que no a todos querrás decirles lo mismo. Ahí es cuando se hace valioso el lenguaje y la semiótica de nuestro vestuario, todo comunica: colores, telas, texturas, accesorios, estructura, forma, estilo, etc.

La siguiente vez que te mires al espejo procura preguntarte ¿estoy seguro o segura que con esto, pueden entender quién soy y que hago?

 

Gaby Alviso

Psicóloga, Asesora en Imagen Personal y Matchmaker

Encuéntrame en las redes sociales como @AlvisoGaby

Web: alvisogaby.com

 

 

 

 

 

 

Abre chat en WhatsApp